¿Nos ha engañado Lamborghini en Nürburgring?

Aunque fuera un secreto a voces, Lamborghini consiguió dejarnos boquiabiertos, ojipláticos y engancharnos durante casi 7 minutos a la pantalla del ordenador desde el que trabajamos, con los altavoces a tope, viendo cómo el Lamborghini Huracán Performante conseguía su récord en Nürburgring. Sus 6 minutos y 52,01 segundos eran un tiempo impresionante. Y aún asumiendo que los récords en el Nordschleife han de relativizarse, el vídeo que a priori demostraría la hazaña no hizo más que encandilarnos, con las prestaciones del nuevo Lamborghini Huracán, y con la habilidad de su piloto para arañar cada décima al crono subiéndose por los pianos y controlando el deslizamiento de los neumáticos. Ahora bien, ¿y si todo fuera mentira? ¿y si Lamborghini nos hubiera engañado? Pues presta mucha atención, por internet ya circulan teorías, con cierta base, que apuntan a que Lamborghini nos ha engañado con el récord del Huracán Performante, contrastando con el anterior récord del Lamborghini Aventador SV.

Es difícil acusar a un fabricante de habernos engañado. Aún más cuando Lamborghini no solo nos ha dado la cifra, el tiempo que aparentemente ha tardado el Lamborghini Huracán Performante en recorrer el Nordschelife, sino también un vídeo con la vuelta rápida. Un vídeo como el que también publicaron con su anterior récord, el del Lamborghini Aventador SV.

Y es precisamente este vídeo, el del Aventador SV, el que haría que el récord del Huracán Performante, como mínimo, deba ponerse en tela de juicio. Y es que, tal y como apunta en Bridge to Gantry gente que conoce mucho mejor Nürburgring, en los vídeos de los récords del Huracán Performante y el Aventador SV hay suficientes indicios para pensar en que ha habido algún tipo de manipulación. Lo que no quita que Lamborghini haya conseguido ciertamente su récord.

 

Imagen superior: paso por el puente de Gantry del Lamborghini Huracán Performante.

Imagen superior: paso por el puente de Gantry del Lamborghini Aventador SV.

Cuando vimos el récord del Huracán Performante fuimos directamente a contrastar velocidades puntas del V10 de Lamborghini y el V12 al que había superado, el Aventador SV. Entonces nos percatamos de que las puntas alcanzadas por el Aventador eran superiores. Imaginamos que la mayor agilidad y el menor peso del Huracán, así como su aerodinámica – que se antoja espectacular – habían hecho que su mayor paso por curva le otorgase una ventaja suficiente para superar a su hermano mayor.

En Bridge To Gantry ya se percataron de que en ciertos momentos el velocímetro y el cuentarrevoluciones mostraba datos que no eran coherentes, como que en el mismo rango de revoluciones hubiera discrepancias en el velocímetro importantes, algo que también apreciaron en el caso del Aventador SV. Podría existir una explicación en esta discrepancia, como una pérdida de tracción.

Lo que es más difícil de explicar es el hecho de que, en un tramo determinado, entre el puente de Gantry y el siguiente, muy cerca de lo que se consideraría el final de la vuelta al Nordschleife, el Aventador SV y el Huracán Performante recorran la misma distancia en un tiempo parecido cuando el primero circula claramente a una velocidad muy superior. De haber sido manipulado el vídeo, estaríamos ante un indicio de que el vídeo del Huracán Performante hubiera sido acelerado levemente (para ganar unos segundos en un vídeo de apenas siete minutos), lo suficiente para que cuadren los tiempos, aunque no para que lo detectemos a simple vista.

Bridge to Gantry tomó tiempos, de nuevo, considerando que tanto el Aventador SV como el Huracán Performante habían recorrido este tramo en unos 21,7-21,9 segundos. Y no hay más que ver el velocímetro del Huracán Performante (en el vídeo superior) y en el Aventador SV (en el vídeo inferior) para comprobar que algo no cuadra. Para comprobarlo basta con que os dirijáis al minuto 6:20 del vídeo superior (tiempo de reproducción del vídeo, no de la vuelta rápida) del Huracán Performante y al minuto 6:26 del vídeo inferior del Aventador SV y que observéis el paso por el puente de Gantry.

Los minutos de vuelta rápida son aproximadamente el 6:10 en el caso del Huracán Performante (arriba) y el 6:18 en el caso del Aventador SV (abajo).

Insistimos en que es muy difícil acusar a una marca como Lamborghini de emplear trucos y engañarnos con un récord en Nürburgring. Especialmente cuando insistimos de que estos récords han de relativizarse y de que existen infinidad de trucos para mejorar tiempos que, en última instancia, también dependen de muchos factores, como la climatología, la preparación del piloto y el coche, o la inversión que haya dedicado el fabricante a la realización de la vuelta rápida.

Pero nos cuesta entender, y mucho, que sea tan fácil poner en duda la vuelta rápida visualizando estos dos vídeos. De manera que intentamos pensar que las discrepancias en los datos se deban a la sensibilidad de los sistemas de medición y su margen de error, que ya es de por sí muy muy raro.

¿Nos contará Lamborghini qué ha sucedido para que estemos poniendo en duda por qué con una velocidad superior en todo el tramo, tanto el Aventador SV, como el Huracán Performante lo recorrieron en el mismo tiempo?

 

Fuente: Diario Motor

Deja un comentario